martes, 16 de marzo de 2010

Maniac Cop 2 (1990) dirigida por William Lustig



Luego del éxito de Maniac Cop, tanto Larry Cohen (guionista y productor) y William Lustig (director) no dejaron pasar mucho tiempo para realizar una continuación ya que la película había terminado con un final abierto, de hecho esta película empieza mostrándonos de nuevo la escena final: la patrulla llegando al muelle 14 para rescatar a Jack, hasta la zambullida del furgón policial en el rio…
Para este film las productoras fueron dos: The Movie House Sales Company Ltd. y Fadd Enterprises, Inc. que aportaron un considerable presupuesto estimado en U$S 4.000.000 para su ejecución, haciendo que se pudieran realizar excelentes escenas de acción y efectos especiales, además de contar con actores de la talla de Robert Davi (Raw Deal), Claudia Christian (The Hidden, Babylon 5), Leo Rossi (Halloween 2) como el asesino Turkell y Michael Lerner (El cartero llama dos veces), los papeles de Jack Forrest y Theresa Mallory continúan en manos de Bruce Campbell y Laurene Landon y obviamente que el mítico papel de Matthew Cordell sigue en manos de Robert Z’dar.
Continúan Jay Chattaway musicalizando la película manteniendo el tema principal y añadiendo nuevos scores que siguen la misma línea musical sin desentonar, David Kern vuelve como editor y el coordinador de Stunt-men Spiro Razatos.La película fue otro éxito de taquilla y lo mismo para el mercado del video ya que esta película es la excepción a la regla de “segundas partes no son buenas”; Todo lo contrario: es al día de hoy la mejor película de toda la saga según los fans y la crítica especializada; sin dudas se nota todo el trabajo y el dinero puesto en este film que contó con el filtro Dolby Stereo en vez del Ultra Stereo característico de las B-movies. Como dije en el post anterior se estrenó en Francia primero debido a la gran repercusión de la primera (y el hecho de haber ganado William Lustig el premio de mejor director allí) y al poco tiempo en USA donde revistas como Fangoria, Fangoria GoreZone y Cinefantastique alabaron la película con muy buenas criticas (en una de las revistas llegaron a incluir un póster de Cordell de regalo), De más está decir que en el resto del mundo pasó exactamente lo mismo.

Argumento

Durante los créditos de presentación se muestra el depósito de autos destruidos de la policia donde Cordell toma una patrulla antigua para continuar sembrando el terror; en la noche ingresa un ladrón a un mini-mercado amenazando con matar al empleado latino si no le da todo el dinero, éste le responde que todo el dinero va a parar a una caja fuerte, del cual del dueño no le dio la combinación por no confiar en el, mientras lo distrae raspando billetes de lotería pulsa la alarma silenciosa y una patrulla responde al llamado, de repente el ladrón se gira y ve a Cordell que ha ingresado al lugar, le dispara con su escopeta y los vidrios de los refrigeradores estallan, se mueve y golpea al ladrón tomando el arma, el empleado agradecido pero él le apunta y le dispara en el pecho, luego mientras el ladrón está asustado le deja el arma en su mano no entendiendo nada de lo que ocurre, llega varias patrullas y el asaltante sale por la puerta principal, la policía la dice que suelte el arma pero el les dice que lo hizo uno de ellos, entonces todos los oficiales le disparan cayendo y rompiendo el vidrio del local, la policia cree que fue él el responsable de los hechos.
Ya son las vísperas de navidad y en la departamental de policía el nuevo comisionado Doyle (Michael Lerner) se reúne con los oficiales Jack Forrest y Theresa Mallory para informarles que los cargos en su contra fueron retirados aunque todavía no pueden entrar en servicio, Theresa sigue insistiendo en que Cordell sigue vivo pues no encontraron su cuerpo en el río, Doyle, creyendo que siguen con alucinaciones los manda a los dos a ver a la Psicóloga-policía Susan Riley (Claudia Christian) y al llegar donde ella los entrevista, Theresa continúa con lo mismo pero Jack habla con ella para decirle que sus carreras corren peligro si insisten con lo mismo, Theresa enojada se va y Susan ve la posibilidad que calificarla como “no apta” ya que una persona con problemas emocionales no puede portar un arma; en un callejón hace su aparición el Detective Sean McKinney (Robert Davi) quien abate a un delincuente, cuando se reúne con la psicóloga Riley ella le cuenta que su anterior compañero Minelli había pedido ayuda y que se suicidó al otro día, quizás debido a que alguien lo convenció de que no viniera a la sesión, que sería un cobarde, McKinney acorralado le dice que no cree nada de la terapia y que adora matar sin ningún tipo de remordimientos.
En la noche Forrest sale de la departamental y va al puesto de diarios para comprarle a su amigo (que es ciego), cuando se dispone a ver las noticias Cordell que ya venía caminando y había sacado su cuchillo-bastón se lo clava en el cuello por detrás atravesando el diario también, el diariero llega a tocarle la mano y grita pidiendo ayuda. En la morgue durante el reconocimiento McKinney increpa a Theresa pensando que ella puede ser el asesino de Jack (ordenado por el comisionado Doyle), ella se enoja por la acusación y se va; en otro lugar un hombre corre para que la grúa de la policía le remolque el auto, trata de convencerlo hasta llegar al insulto, el policia le dice que se apure a retirarlo antes que le roben las partes en el estacionamiento, en eso por detrás Cordell le pega al oficial con el bastón y lo engancha al gancho colgando de la grúa y lo remolca con el camión, el dueño del auto aliviado rompe la boleta.
Susan entrevista al diariero ciego pero no obtiene mucho, le pregunta si llegó a tocarlo, el hombre le dice que al hacerlo recordó la misma situación al estar con los muertos de la guerra: tocar carne muerta helada, la policía encuentra al dueño del auto y lo esposan preguntándole quién hizo el asesinato, el tipo responde que fue un policia grandote desfigurado de 2 metros, todo parece comenzar otra vez para la policía: el sujeto no murió en el río (aunque los altos mandos no creen que sea Cordell); mientras, Theresa decide irse de la ciudad y Susan decide acompañarla en el taxi, en eso se ve que Cordell las sigue con su patrulla antigua, el taxista siente un neumático pinchado y Theresa no quiere que se detenga mostrándole la placa, pero el taxista no va dejar que nadie arruine el auto y se detiene, salen él y Theresa y ven que son las 2 llantas de la izquierda, pronto ella ve el auto de Cordell y asustada se roba el taxi, el policia maníaco acelera y atropella al taxista comenzando una gran persecución donde Susan no entiende nada, él trata de chocarlas mientras las llantas se salen y empieza el taxi a disparar chispas en el asfalto, suben a la vereda y terminan chocando con otro auto, Theresa sale apuntando al auto de Cordell pero no hay nadie, Susan le avisa que está detrás de ella y gira disparándole, él la levanta y la arroja contra un vidrio de un negocio que vende sierras, Cordell rompe la puerta de atrás y toma a Susan esposándola en el volante de otro auto estando ella afuera, empuja el auto para que ruede sin control por las calles y gira para ver que Theresa ya ha tomado una sierra para atacarlo, pero él para con la mano la sierra en movimiento y toma el cuello de Theresa quebrándosela, Susan a todo esto trata de tomar el volante y entrar al auto que rueda solo por la calle pasando a través de todos los autos, logra entrar y controlar el volante entrando a un descampado donde el auto vuelca quebrándose la muñeca, cuando llega la policía y la ambulancia para asistirla con una camilla, se mete McKinney con ella para decirle que no le gusta lo que está pasando, ella le dice que no vio a un grandote sino a Matthew Cordell.
En un club de Strip-tease un hombre llamado Turkell (Leo Rossi) mira por la tele el programa “criminales sueltos” donde el conductor entrevista al comisionado y a Susan, el tema es sobre el asesino de Bailarinas que apareció en la ciudad pero Susan interrumpe a Boyle para comunicar que el policia asesino esta de nuevo en las calles y que el departamento de policía estuvo ocultando esta información y que ella quiere que la noticia de Cordell salga a la luz, cosa que al comisionado no le hace gracia e intenta en vano refutarle todo lo que dice, al terminar el programa enojado le dice que queda suspendida; en el club Turkell ya ha elegido otra víctima: una joven bailarina, ésta en el hotel donde se aloja escucha que forcejean la puerta y llama al conserje gritándole que de aviso a la policía, cuando el ruido se detiene y no parece haber nadie Turkell rompe la ventana abalanzándose sobre ella, toma una foto de ella para su colección y ella intenta escapar, él la agarra otra vez y le dice que se quede tranquila, ella desesperada le dice que ya llamó a la policía pero Turkell le dice que el ascensor es lento y que todo va a terminar en un minuto, sorpresivamente entra Cordell a la habitación apartando a Turkell y tratando de ahogar a la chica, dos oficiales entran pero sor arrojador contra las paredes, Cordell se acerca a Turkell que le grita que no lo mate y lo agarra abriéndole camino en la rota ventana para escapar mientras la joven se queda llorando, ya en plena calle Turkell le agradece y le cuenta mientras caminan que hace lo que hace porque se siente un cruzado contra las putas del mundo. En el escondite de Turkell le muestra su colección de fotos de todas las chicas que mató, él busca ganarse la confianza de Cordell y le pregunta su nombre, al no obtener respuesta busca un lápiz y un papel para que se lo anote pero con su rostro desfigurado le dice la palabra “Cordell”, Turkell dice que eso fue lo que dijo la chica (Susan) en el programa criminales sueltos y se ríe; en el departamento de policía a Susan le ronda el poema “2 chicos muertos”, que McKinney conoce, en la cabeza mientras hablan analizando la situación.
Turkell y Cordell hacen una comparación de tamaño con sus cuchillos y Turkell le pregunta como una persona tan desfigurada y con cicatrices como él este todavía vivo, allí el ex­-policía hace su ya clásico flashback sobre como fue condenado a prisión y su muerte en las duchas por parte de tres reclusos que el había encerrado, luego mientras Turkell duerme Cordell se levanta y se va, por el ruido se despierta y le pregunta adonde va, claro que no hay respuesta y Turkell le dice que si tiene cosas que hacer el también después va a salir para seguir con su trabajo. La policía mientras hace correr la voz de que la bailarina Cheryl murió para que el asesino salga, también McKinney le dice a Susan que ella fue atacada por un policía grandote, le pregunta por sus manos y Cheryl le responde que eran como el hielo; ya en un club donde suponen que puede estar Turkell hacen una recorrida y Cheryl lo ve entrando, él se da cuenta y empieza a escapar pero es detenido de un golpe por el brazo enyesado de Susan.
En la celda McKinney trata de preguntarle a Turkell por Cordell pero al no obtener respuesta, le muestra que tiene la dirección de su escondite y se va, en ese lugar ve las fotos de las bailarinas que mató y dice que detuvieron a un asesino múltiple.
En el pabellón de tiro Cordell escondido entre los blancos mata a los policías que estaban practicando y toma armas para atacar la jefatura, sube a las oficinas y comienza la masacre disparándole a todos los que se encontraban allí, las balas no lo detienen y llega hasta donde está el jefe, lo levanta y lo revolea por el aire rompiendo todo, luego llega hasta la celda donde Susan estaba hablando con Turkell, quién se pone contento por la llegada de su amigo; afuera todos los que pudieron salir bloquean la salida con patrullas y tratan de informarle a McKinney sobre la situación: Susan es tomada como rehén mientras Turkell se viste de policía y cuenta que el plan, entendiendo la mente de Cordell, es ir a Sing-Sing con los papeles de Joseph Blum, compañero de celda de él, como excusa para liberar a todos los condenados a muerte ya que cuentan ahora con un líder, Cordell marca que Susan debe ir con ellos y salen por una puerta trasera hasta un micro para trasladar presos, Turkell arranca y acelera para chocar con las patrullas que estaban formando una barricada explotando mientras los oficiales disparan logrando salir del lugar, otras patrullas lo siguen y McKinney le dice al Comisionado Doyle que tiene que hablar con él, este le ofrece ir en limusina, cosa que McKinney descarta ya que prefiere hablar tranquilos en su auto.
En la persecución del micro Turkell se divierte chocando, golpeando y haciendo volcar a los patrulleros, McKinney dándose cuenta que la ruta de Cordell es Sing-Sing, le dice a Boyle que sabe todo lo que paso con Cordell: su encierro injusto al descubrir que todos los altos mandos recibían sobornos y que ellos lo sentenciaron a muerte al mandarlo a prisión con cargos falsos, Doyle no quiere que lo presionen y le apuntándole con el arma le pide que se detenga, cosa que McKinney hace rápidamente para aprovechar y sacarle el arma, el Comisionado le dice que tiene razón, todo es cierto, McKinney le pide que firme una confesión pero se niega ya que quedaría acabado pero recibe como respuesta que ya lo está, que Cordell va a venir por él, McKinney le pasa a Doyle la radio con el contacto con el Alcalde para que confiese.
El Micro cada vez está más cerca de Sing-Sing y cuando llegan Turkell entrega los papeles de Blum para que lo dejen pasar, los guardias le pregunta que lo esperaban para mañana y él les contesta que por precaución lo trajeron ya que pensaban rescatarlo, los guardias lo dejan entrar y al estacionar un vigilante observa que bajan personan extrañas y se comunica con su jefe de vigilancia, éste le avisa que hubo una masacre en la jefatura y que se escaparon prisioneros.
Mientras la policía llega Cordell quiebra el cuello de un guardia dormido y roban las llaves para entrar y pasan a un pequeño cuarto, dentro del lugar Turkell se pone feliz por la liberación de los detenidos pero en ese instante son sorprendidos por la voz del Comisionado Doyle por megáfono, que confiesa su culpabilidad en el encierro de Cordell y que todo había sido preparado incluyendo al juez con sobornos, pero ahora todo iba a cambiar ya que el Juez Liverpool había reabierto su caso para que le retiren todos los cargos demostrando su inocencia, Turkell trata de disuadirlo pero Cordell al escuchar esto se va por una puerta y mientras Turkell lo sigue Susan en la confusión escapa quedando Blum solo allí afectado; Doyle termina su confesión y McKinney le dice que Cordell oyó todo: éste tira abajo una puerta entrando al pabellón de los presos, muchos al reconocerlo huyen y ve que uno de sus asesinos grita su nombre y le tira una molotov quedando totalmente en llamas aunque no se detiene y ataca a todo aquel que se atraviesa en su camino, reconoce a otro de sus asesinos y lo agarra en la celda de la remera y lo revolea contra la pared, luego sigue moviéndose hasta donde está un detenido escondido detrás de la pared y lo revolea prendido fuego al primer piso donde había otros reclusos, prosigue su marcha hasta llegar al final donde se encuentra la persona que le arrojó la molotov, Cordell lo agarra para matarlo y en eso entra Turkell que toma su cuchillo-bastón del suelo y se lo clava en la espalda gritándole que en verdad nunca le había importado a él y que no era su amigo, Cordell se da vuelta y lo toma del brazo prendiéndose también fuego y lo golpea contra la pared, en el forcejeo se dirigen a la pared rompiéndola y en llamas caen de las alturas hasta el techo del micro atravesándola y explotando al instante.
Al día siguiente Susan y McKinney se encuentran en el cementerio donde un cura oficia una despedida enterrándolo con honores, un oficial le hace entrega a McKinney de la bandera norteamericana plegada y la placa de Cordell (lo usual en este tipo de ceremonias), al finalizar se retiran los policías y el cura quedando solos ellos dos, viendo como un encargado activa el mecanismo para bajar lentamente el ataúd, McKinney escucha el movimiento del bastón de Cordell en el aire, Susan le pregunta que sucede al quedar pensativo y él le responde que no pasa nada arrojando la placa sobre el ataúd, al irse McKinney le comenta lo bien que se siente al disparar a los ladrones ya que los abogados no pueden cambiar eso, que la justicia y la presión marcan la diferencia entre un policía y un policía maníaco, mientras se escucha en el aire a unos niños que cantan el poema “2 chicos muertos” y la cámara vuelve a acercarse al interior de la fosa mostrando que del ataúd una mano sale rompiéndola y toma la placa.

Analisis

El análisis lo hago de la edición en VHS que se hiciera aproximadamente en 1992 por Teleargentina, con el detalle de ser una copia muy “oscura” en comparación con la primer película, pero a grandes rasgos esta bien; la portada no lleva la foto original del póster sino una foto de Cordell sentado en el escondite de Turkell sosteniendo su cuchillo-bastón en la penumbra (la misma foto se uso en la edición mexicana) y se repite en la contratapa aumentada como fondo, como es usual hay dos pequeñas fotos diferentes en los lomos: en una está la foto de Susan siendo tomada por Cordell y la otra es Cordell en el pabellón de tiro tomando armas. El multicopiado y el subtitulado se mantuvo en manos de High Band todavía en esta primera etapa de la video-editora, sello que en todas sus ediciones se realizaban con caja slipcase: la caja estándar de cartón (me olvidé de mencionar anteriormente), al igual que la primera también se emitió por el canal de aire Telefé en 1996 siendo emitida dos veces, en unovision ya era frecuente su emisión y se emitía de forma seguida hasta el 97 aproximadamente. Hoy en día esta edición también está agotada y tampoco está editada localmente en DVD (NOOOOOOOOOOO!!!!), así que el panorama actual nos muestra que no se vislumbra un cambio, en USA se editó recién el año pasado (en varios países europeos y asiáticos ya se había hecho con material adicional) por la empresa productora Overseas Film Group (la productora de la 3) sin ningún tipo de extras.


El VHS argentino y la portada.

Bueno, aqui está otro post!, el mes que viene se terminará el listado de Full Moon porque voy a llegar al 2010, luego, ya veré como anuncio sus nuevos lanzamientos y luego tocará Maniac Cop 3; posiblemente para mayo postee unas caratulas de VHS (que no tengo) como un homenaje al cine clase B, por ahi alguien reconoce alguna pelicula y se acuerden de ellas.

Nos vemos!
Federico

5 comentarios:

  1. muy buen e intenso review.la estaba buscando pa ra descargarla,y realmente no encuentro adonde.
    bueno eso,saludos desde chile.

    ResponderEliminar
  2. Hola Fede! que groso el post...maniac cop no la vi, en estos dias la bajo. amo a Bruce Campbell.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. MOORTIIS: poné en google pordescargadirecta y te saldrá una pagina para registrarte donde podrás bajarte peliculas en archivo .vob; es pesadito pero creo que están la mayoria en español, creo que también hay un enlace en taringa sobre la peli.
    saludos

    ResponderEliminar
  4. gracia Natasha!! tenés que verla!,Bruce Campbell hace un muy buen papel en las 2 peliculas, es un film que me encanta y fue una de las que encendió mi pasión por el cine clase B

    ResponderEliminar
  5. abajate.blogspot.com ahi esta para bajar saludos

    ResponderEliminar